JALAPEÑOS RELLENOS DE QUESO ¡¡RIQUÍSIMOS!!

 

Los jalapeños rellenos de queso son deliciosos y se preparan tan fácilmente, así que vamos a darnos un pequeño gusto y disfrutarlos.


      1 litro agua (4 tazas)

   50 g azúcar (1/4 taza)

     8 chiles jalapeños (500 g aproximadamente)

 

190 g queso crema a temperatura ambiente (3/4 taza)

100 g queso oaxaca (3/4 taza)

    2 huevos

    2 cucharadas de leche

  65 g galletas molidas (saladitas) (½ taza)

 c/n pan molido

 c/n harina de trigo

 c/n aceite vegetal (yo de girasol)

 

Procedimiento:

Primero vamos a desflemar los chiles, para que no piquen tanto.

1.- Cortamos los chiles a la mitad, les retiramos las venas y semillas, nos podemos ayudar de un cuchillo o una cucharita.

2.- En una ollita vamos a colocamos los chiles, agua y azúcar. 

3.- Llevamos al fuego a que se cocinen, cuando suelte el hervor dejamos cocinar por aproximadamente 8 minutos (no los dejen demasiado tiempo).

Se deben ver ligeramente opacos, pero aun crujientes, retiramos del fuego.

4.- Los colamos y dejamos enfriar completamente.

          

En lo que los chiles se enfrían, vamos a preparar el resto de nuestros ingredientes.

5.- Rallamos el queso oaxaca y reservamos.

6.- En un recipiente colocamos el queso crema y con un batidor de globo de mano, lo suavizamos.

Cuando esté suave, agregamos el queso oaxaca rallado, mezclamos bien y reservamos.

7.- Las galletas (saladitas) las colocamos en una pequeña bolsita y con ayuda de un rodillo las trituramos (si lo desean también lo pueden hacer en un procesador de alimentos).

Las colocamos en el recipiente que tiene el pan molido, mezclamos bien y reservamos.

8.- Las 2 cucharadas de leche las mezclamos con los huevos.

Listo ya tenemos todo preparado y nuestros chiles están fríos.

 

9.- Uno a uno vamos rellenando nuestros chiles con la mezcla de quesos.

Ya que los tenemos todos rellenos, vamos con el siguiente paso:

10.- Pasamos los chiles primero por harina, después por el huevo con leche, finalmente cubrimos con suficiente pan molido con galleta.

Y los vamos reservando. 

11.- Llevamos al fuego una ollita o sartén con suficiente aceite (ya que realizaremos una fritura profunda)

Cuando este bien caliente, freímos nuestros chiles.

12.- Cuando estén doraditos, retiramos del aceite y colocamos sobre una servilleta de papel absorbente, para retirar el exceso de grasa.

Continuamos así hasta terminar de freír todos nuestros chiles.

 

 

Muy fáciles de preparar y tan deliciosos que son.

 

Que los disfruten.  Hasta la próxima, cuídense mucho.


También los invito a suscribirse a mi canal de youtube y activar la campanita para que les lleguen las notificaciones cada que publique un nuevo vídeo, es totalmente gratuito y ahí pueden encontrar paso a paso esta receta al igual que muchas otras, da clic aquí o en la imagen para ir al canal.


No hay comentarios.